Plan de convivencia del centro

Introducción

En mayo de este año se publica DECRETO 32/2019, de 9 de abril, del Consejo de Gobierno se establece el marco regulador de la convivencia en los centros docentes de la Comunidad de Madrid). Este Decreto establece:

El plan de convivencia será elaborado por la comisión de convivencia con la participación efectiva, en el seno del Consejo Escolar, de todos los sectores de la comunidad educativa, velando de manera especial por la prevención de actuaciones contrarias a las normas de convivencia y el establecimiento de las medidas educativas y formativas necesarias para el desarrollo normal de la actividad educativa en el aula y en el centro, según lo establecido en el artículo 20 de este decreto.

DECRETO 32/2019, de 9 de abril, del Consejo de Gobierno

Elaboración del Plan de Convivencia

La Consejería de Educación e Investigación de la Comunidad de Madrid ha publicado una guía llamada Documento de apoyo a la Supervisión del Plan de Convivencia, en el que nos da las pautas para abordar esta tarea. En esta guía se establece que las fases de la elaboración de un Plan de Convivencia son:

  • Fase de justificación y designación de responsables
  • Fase de sensibilización
  • Fase de diagnóstico
  • Fase de Planificación
  • Fase de Evaluación
  • Fase de difusión

Fase de Justificación y Designación de los responsables

En pasado 28 de octubre, en la sesión extraordinaria que celebró el Consejo Escolar se constituyó la Comisión de Convivencia responsable de la elaboración de este plan.

Los representantes de las familias que forman parte de esta Comisión nos irán informando sobre el avance del proyecto.

Fase de Sensibilización

Actualmente estamos en la fase de sensibilización, cuyo objetivo es presentar y justificar el plan de convivencia a la comunidad educativa.

Nuestro Departamento de Orientación ha preparado el siguiente resumen para que nos podamos apoyar en él a la hora de presentároslo:

Resumen:

Con esta nueva normativa el Gobierno de la Comunidad de Madrid dispone un marco regulador que permite a los centros escolares elaborar su propio plan de convivencia, así como la normativa que asegure su cumplimiento. Las medidas incluyen a la totalidad de la comunidad educativa, haciendo especial hincapié en la prevención y la resolución de conflictos en el seno de los centros. 

Comisiones de convivencia 

El Decreto regula las comisiones de convivencia, que tendrán entre sus funciones la de elaborar el plan que promueva en cada centro, el buen clima escolar y facilite la prevención, detección, intervención y resolución de los conflictos. Este documento, que se incorporará al proyecto educativo del centro, dará instrucciones claras sobre los procedimientos para prevenir y actuar contra la violencia en las aulas, el acoso escolar y la LGTBIfobia.

Además, la comisión elaborará al final de cada curso una memoria con los objetivos conseguidos, las actuaciones realizadas y sus conclusiones. Finalmente, este equipo de trabajo analizará durante el primer mes de cada curso escolar las propuestas de modificación del plan de convivencia que se hayan recogido en la memoria, con el fin de incluir las que consideren convenientes. 

Conductas que afectan a la convivencia

El Decreto incluye las conductas contrarias a las normas de convivencia, que serán de tres tipos. Las leves se corregirán de forma inmediata por alguno de los profesores del centro mediante una amonestación verbal, la expulsión de una clase o actividad, o realizando algún tipo de tarea que mejore el entorno del centro. 

Las faltas de asistencia reiteradas sin justificar, la desconsideración con los compañeros o la participación en riñas, entre otras, serán consideradas conductas graves. En estos casos, el alumno podrá ser expulsado de clase, de las actividades extraescolares o incluso del centro por un tiempo máximo de seis días lectivos.Por último, se considerarán faltas muy graves el acoso físico o moral a los compañeros, las amenazas o los insultos a los profesores, los actos de intimidación o violencia, la grabación y difusión de agresiones o humillaciones o la discriminación por cualquier razón de nacimiento, raza, sexo, religión, orientación sexual u opinión, entre otras 

Serán los propios centros los que determinen la gravedad de las conductas y, por lo tanto, las medidas que se aplicarán al alumno implicado. Cuando se produzca alguno de estos casos, el centro abrirá un expediente y designará a un profesor que será el instructor encargado de recopilar toda la información, trasladársela a los padres y adoptar una resolución en un plazo máximo de 18 días. 

Fase de Diagnóstico

Esta fase consiste en recopilar información que permita analizar cómo se vive la convivencia en nuestros centro educativo. Esta información será analizada con el fin de detectar puntos débiles, priorizarlos para facilitar la planificación de acciones de mejora.

Tenemos que ser capaces de llegar a conocer las necesidades y problemas asociados a la convivencia en el centro escolar.

La Comisión de Convivencia del Consejo Escolar agradece a toda la Comunidad Educativa su participación en esta fase:

  • Se han recibido 718 cuestionarios del alumnado, 231 cuestionarios de familias y 53 cuestionarios de los docentes.
  • Todos ellos con información de gran utilidad para la definición de acciones de mejora para la convivencia en nuestro centro.

Fase de Planificación

Durante esta fase habrá que formular los objetivos del plan y definir las líneas prioritarias de actuación para llegar a elaborar y/o revisar las normas de convivencia a concretar el Plan de Convivencia para el curso escolar.

Fase de Evaluación

Una vez elaborado el Plan de Convivencia hay que aplicarlo, haciendo un seguimiento del mismo que permita valorar su adecuación y identificar posibles mejoras.

Fase de Difusión

Por último, hay que diseñar una estrategia para sensibilizar, informar, implicar y responsabilizar a toda la comunidad educativa en el diseño y desarrollo del plan de convivencia, y en la revisión del mismo.